Historia

El Colegio Padre Claret, pertenece a las Religiosas de María Inmaculada Misioneras Claretianas, fundadas por San Antonio María Claret y María Antonia París en 1855 en Santiago de Cuba. Las Misioneras Claretianas llegan a Argentina en 1934 y fundan la primera casa en Mendoza.

A partir del 6 de marzo de 1935 se incorpora el colegio a la enseñanza provincial y participa en la formación de niños y adolescentes, como una entidad formadora de la Iglesia Católica Mendocina, con la impronta del carisma claretiano: centrado en Cristo, la palabra de Dios, la Eucaristía, el amor a María y en el aspecto misionero.

NUESTROS FUNDADORES

Nace en la villa de Sallen el 23 de diciembre de 1807, en el seno de una familia cristiana numerosa de once hermanos. Desde niño desarrolla un fuerte amor a María Santísima atraído por el amor y ternura de la Madre.

El 13 de junio, Día de San Antonio, de 1835 fue ordenado sacerdote. Él va descubriendo en esos años su deseo de la predicación misionera, por lo cual no había parroquia ni población que lo retuviera, se ofrece al obispo para dedicarse totalmente a misionar de una población a otra como lo hacía Jesús.

Más tarde se reúne con otros sacerdotes para esta labor, fundando la Congregación de los Hijos del Inmaculado Corazón de María, el 16 de julio de 1849. En octubre del mismo año el Papa lo llama para ser Arzobispo de Santiago de Cuba.

El día 6 de octubre de 1850 es consagrado obispo, haciéndose cargo de la Arquidiócesis de Santiago de Cuba a principios de 1851. Al conocer la realidad de la niñez y juventud del lugar llama a María Antonia París para que colabore en la instrucción y formación de los mismos.

El 22 de febrero de 1852 María Antonia y sus compañeras se embarcan desde España para la labor que Claret les encomienda. Llegando a la isla el 26 de mayo. El Arzobispo Antonio María, junto a María Antonia fundan la nueva congregación el 27 de agosto de 1855 naciendo así el Instituto de las Religiosas de María Inmaculada Misioneras Claretianas. Desde ahora Santiago de Cuba contaba con la Institución Consagrada a la educación cristiana de niñas y jóvenes.

En febrero de 1857 Claret sufre un atentado en Olguín y luego de recuperarse de la herida recibida regresa a España, llamado por la Reina Isabel para ser su confesor. Después de unos años de fecunda colaboración en la Iglesia de España, por situaciones políticas es desterrado y el 24 de octubre de 1870 muere en el Monasterio Cisterciense de Fontfroide, Francia.

Fue canonizado el 07 de mayo de 1950.

María Antonia nació en Vallmoll en un pequeño poblado Catalán a quince kilómetros de Tarragona, España el 28 de junio de 1813, su madre Teresa había llegado allí el día anterior huyendo de los soldados franceses. Al día siguiente de su nacimiento, festividad de San Pedro y San Pablo es bautizada en la parroquia.

Ingresa a la Compañía de María de Tarragona el 23 de octubre de 1841, superando las dificultades religiosas, persecuciones y prohibición de ingresos a la vida consagrada por la situación política que atravesaba ese momento España.

Un año después de ingresar a la Compañía de María tuvo una experiencia decisiva que dejará una impronta definitiva en su vida: la llamada a fundar una orden que Dios le pide, no nueva en la doctrina, sino en la práctica: Centrada en la Palabra de Dios, que predique el evangelio a toda criatura, juntando acción y contemplación.

En torno al año 1844 Dios hizo entender a María Antonia que, Claret era precisamente el hombre que podría ayudarla con la misión que Dios le encomendaba, pero el encuentro se hizo realidad, recién en enero de 1850.

Por eso María Antonia ese mismo año decidió salir de la Compañía de María y quedar libre para recibir la respuesta concreta de Claret y hacer efectiva la misión recibida.

La llamada de Claret no se hizo esperar, el día 18 de agosto de 1851, recibía la carta que él había escrito el 25 de marzo. Les decía que fueran a Cuba, pues ya se había dado cuenta de las muchas necesidades que había en la isla, en especial la formación de la mujer en todos los aspectos.

Llegaron el 26 de mayo de 1852 a Santiago de Cuba.

El Arzobispo firma el acta de fundación el 25 de agosto de 1855 y allí mismo señaló el día en que María Antonia hará su procesión religiosa que fue el 27 del mismo mes, el día 3 de septiembre lo hicieron las demás jóvenes quedando así conformada la primera comunidad de Misioneras Claretianas.

Luego de una fecunda misión realizada en Cuba el 6 de abril de 1859 María Antonia regresa a España junto a dos hermanas para continuar la misión allí.

Con los años se suceden algunas nuevas comunidades y colegios.

Al pasar los años la salud de María Antonia se fue deteriorando y fallece el 17 de enero de 1885, dejando una gran misión para todas aquellas que se unirían a la nueva orden que ella dio inicio.

Somos continuadoras de la inspiración que impulsó a nuestros Fundadores: San Antonio Mª Claret y a la Ven. Mª Antonia París a crear una comunidad al servicio de la misión evangelizadora de la Iglesia.

Estamos llamadas a ser mujeres nuevas en la práctica, servidoras de la “Palabra”, abiertas a todos sin distinción, para vivir y Anunciar con alegría el Evangelio. Vivimos en comunidades misioneras “en salida”, construyendo fraternidad.

Nuestra MISIÓN hoy, como Religiosas de María Inmaculada Misioneras Claretianas es vivir y anunciar con gozo la Buena Nueva de Jesús buscando el Reino de Dios y su justicia creativamente en cualquier forma de evangelización y Contribuir a la renovación de la Iglesia en fraternidad y pobreza evangélica.

Nuestros compromisos misioneros están en:

Centros educativos

Obras sociales

Residencias

Misión ad-gentes

Migrantes

Grupos juveniles

Casas de Espiritualidad

Apostolado con consagrados

Pastoral en Parroquias y Diócesis

Ejercicios Espirituales

Medios de comunicación

Palabra escrita

Nuestra presencia en el mundo esparcidas en cuatro continentes América, Europa, Asia y África  en 25 países

Nuestra razón de ser en la Iglesia es que Dios sea conocido y amado por todos

Nuestra Visión

Ser una comunidad educativa que vivencie la experiencia de una sola familia y un solo corazón fraguada en el amor de Dios y María Inmaculada, que participe en el compromiso misionero. Promoviendo proyectos educativos que respondan a lo urgente y eficaz, en temas de justicia, humanización y dignificación de las personas como hijos de Dios.

Nuestra Misión

MOTIVAR, una acción educadora evangelizadora en la que se plante y grabe, el anuncio de la “Buena Nueva” con alegría y esperanza en cada proceso de enseñanza-aprendizaje, como también la formación integral de niños, niñas y jóvenes, capaces de denunciar la injusticia, críticos de su realidad y comprometidos en su transformación desde los valores del Reino. 

Equipo Directivo y Staff

El equipo directivo es el encargado de generar y sostener el clima, los recursos y los elementos necesarios para que la labor de los docentes pueda centrarse en la enseñanza. Se trata de lograr que la escuela como un todo tenga el foco y la energía puestos en que todos los alumnos aprendan.

Emilia Antequera
Directora Nivel inicial y primario
Nancy Morales
Secretaria Nivel Inicial Y Primario
Susana Manzanelli
RMI Claretianas
Fernando Toledo
Representante Legal
Daniel Malfitani
Pastoralista
Cecilia Medina
RMI Claretianas
Sandra Indovino
Directora Nivel Secundario
Carolina Maciel
Secretaria Nivel Secundario
Ana María Capelletti
RMI Claretianas

Objetivos institucionales y propósitos educativos:

-Brindar una educación integral y de calidad que desarrolle todas las dimensiones de la persona, la biológica, psicológica, social, ética, estética, espiritual. 

-Desarrollar una sólida formación ciudadana basada en el respeto por los derechos humanos, y los valores de la solidaridad, la paz, la justicia, la libertad, la responsabilidad y la honestidad, para el desempeño en lo social y laboral. 

-Adquirir habilidades para la prevención y para la resolución pacífica de conflictos. 

-Asegurar la inclusión educativa basada en la igualdad de oportunidades y en el respeto por las diferencias entre las personas. 

-Desarrollar las competencias necesarias para el manejo de los nuevos lenguajes de las tecnologías de la información y la comunicación. 

-Desarrollar competencias lingüísticas orales y escritas de la lengua española, y comprender la lengua extranjera. 

-Vivenciar los valores cristianos. 

-Implementar procesos de orientación vocacional a fín de permitir una adecuada elección en relación con la consecución de estudios o de trabajo. 

-Orientar la acción educativa desde APRENDER A SABER: aprender a aprender.

APRENDER A SER: desarrollando la personalidad, buscando la verdad, aplicando valores éticos y morales, respetando su identidad.

APRENDER A CONVIVIR: escuchar y comprender a los demás, respetar la diversidad, desarrollar la sensibilidad social y solidaria, desarrollar espíritu misionero y solidario. 

Valores

Solidaridad 

Respeto 

Paz 

Justicia 

Responsabilidad 

Honestidad

Humildad 

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?